6 jul. 2013

¿QUÉ SON LAS FORMAS-PENSAMIENTO Y CÓMO NOS AFECTAN?


“Muchos chacras son activados, consciente o inconscientemente, cuando un ser se pone a crear una energía de pensamiento… o forma pensamiento"
Generalmente, la creación de una forma pensamiento necesita la convergencia de dos chackras. El chacra frontal interviene en todos los casos, ya que es el chacra de la voluntad intuitiva, un chacra de materialización en los planos sutiles. Así, interviene siempre asociado a otro chacra… que varía en función del estado de la persona que vive el fenómeno.
Podrá tratarse del segundo chackra cuando la forma pensamiento se apoye en necesidades puramente físicas, en pulsiones animales, por ejemplo.
El tercer chacra intervendrá cuando se trate de pensamientos que se basen en la realidad emocional del ser. Finalmente, por supuesto, podrá ser el chacra laríngeo, el quinto, cuando se trate de una energía esencialmente mental.
De este modo, en los planos sutiles hay una emanación de una forma luminosa a nivel del chacra frontal a la que se añade otra resultante de uno de los chacras que acabamos de mencionar. Los haces luminosos se reúnen en un punto preciso del éter que está generalmente próximo al aura de la persona o incluso el interior mismo de su envoltura. Dan así nacimiento a una especie de célula en la que todas las informaciones provenientes del ser van a comenzar a poder crear un verdadero potencial de acción. Así es como nace una forma pensamiento.

Sin duda os habréis dado cuenta de que falta el chacra cardíaco. Este chacra está poco activo todavía en la mayoría de vosotros. El trabajo de curación colectiva tenderá a poner más en marcha ese chacra cardíaco y su fuerza de amor que, demasiado a menudo, quedan sin cultivar.
Estas formas pensamiento están enquistadas en el aura mental y en el propio cuerpo. Ya sean conscientes o inconscientes, actúan de la misma manera y crean atascos a lo largo de los nadis del cuerpo mental y en el aura del ese cuerpo. El cuerpo mental aunque no posee órganos, posee en cambio nadis que permiten circular una forma superior de prana.
Las formas pensamiento generan bloqueos que impiden a los seres exteriorizar los trastornos que sufren. En casos cada vez más frecuente, los cuerpos y las almas se ahogan detrás de un problema que no pueden formular con palabras, del que no pueden encontrar la solución ni ver la salida porque las palabras no les vienen.
Los bloqueos de este tipo retrasan considerablemente no solo la evolución de la persona sino también la de la Tierra y la de su humanidad… ¿Por qué? Simplemente, porque la mente de esta humanidad está obstruida, completamente atascada con escorias y tensiones que encontramos en la mayoría de los que la componen.
Los bloqueos mencionados son de orden mental. Se sitúan en las formas pensamiento más diversas, ¡algunas veces de origen… fuera de lo común!.”1
“¿Por qué no abrir decididamente la puerta a la esperanza e iluminar nuestra vida de un modo diferente para que esta vez se materialice, al fin, lo más hermoso que hay en nosotros?
Con frecuencia nos encontramos con gente que no acepta, en todo o en parte, el papel que ha venido a desempeñar en la Tierra. Lo encuentran demasiado doloroso o insignificante, o demasiado material. A esas personas les gustaría cambiarlo por completo, o al menos una parte, sin darse cuenta de que precisamente fueron ellas las que atrajeron hacia sí, la existencia que llevan para vivir todas sus propuestas. La desesperación las orienta hacia un mundo que rechazan, pero que atraen con una inconsciencia sorprendente.
Poco a poco se agotan. Encontrarse mal, estar enfermo, es algo tan familiar para algunas personas que, consciente o inconscientemente prefieren seguir así en lugar de dejar de estar mal. En vez de afrontar el vacío que dejaría la disolución de las Formas Pensamiento, y por falta de valor para dar unos pasos en lo desconocido, se aferran a lo que conocen, por doloroso que sea.
Cuando una FP vibra con baja frecuencia, tiene peso y densidad en el plano sutil. Por su propia naturaleza, extrae su energía de nosotros y de todo lo que la nutre y le da vida. Eso hace que atraigamos hacia nuestra existencia, aunque sin ser conscientes de ello, acontecimientos y situaciones que la alimentan.
Algunas personas sufren un dolor de espalda muy significativo. ¿Cómo no vamos a encorvarnos bajo el peso del enorme saco de FP que transportamos, algunas de las cuales, por cierto, no nos pertenecen?
… Todos hemos oído hablar de personas que morían a la misma edad que su padre o su madre y de la misma enfermedad. Tal vez padece usted la misma patología que su padre o su abuelo, si es hombre, o que su madre o su abuela, si es mujer.
Si tiene un problema cardíaco, como su padre, o problemas de circulación o cáncer de pecho, como su madre, es muy probable que transporte consigo, en su aura, unas FP que pertenecen a todo un linaje de hombres o de mujeres que vivieron antes que usted.
Si un ser humano se encarna en una familia en la que existe alguna patología congénita, ¿es casualidad que la herede él y no los demás hermanos?
Cuando tomamos por nuestra cuenta, como herencia, una FP que se arrastra de generación en generación, es porque hay en nosotros algo que entra en sintonía con la energía que ella emite. No captamos nada al azar y si nos afecta una FP familiar es porque ya llevamos en nosotros la herida.
Si sanamos, y no dudo de que lo hagamos, porque nuestra época nos permite pocas escapatorias, no sólo sanamos a todos nuestros descendientes susceptibles de tener algo que ver con esta historia, sino que liberamos también a los ascendientes. Es uno de los milagros que la vida nos ofrece gracias a los vínculos que nos unen a todos.
Mientras sigamos con pretextos movidos por el miedo a perder, no podremos salir de la telaraña creada por las FP que nos rodean, ni de los egrégores que éstas mantienen, los cuales, a su vez, nos alimentan.
El mayor manipulador no está fuera de nosotros, sino en nuestro interior; somos nosotros mismos. Nos herimos sin cesar, nos autolesionamos y nos golpeamos la cabeza contra nuestros propios muros, llorando y maldiciendo al Creador.
¡Generamos la mentira sin cesar! – Antes de mentir a otro, siempre se miente uno a sí mismo.-
Así pues, gemimos tras los barrotes de una prisión que hemos construido nosotros, piedra a piedra, pero que podemos disolver en cualquier momento porque está hecha de viento…”2
1.- Extracto del libro “Lo que ellos me dijeron”…mensajes recibidos y recopilados de Daniel Meurois, ediciones Isthar Luna-Sol
2.- Extracto del libro “Formas-Pensamiento” de Anne Givaudan, ediciones Luz Índigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario